publicidad

Los Aghoris son una secta caníbal india

Desireé Casserino / diariolaverdadweb@gmail.com
Con rituales oscuros y costumbres totalmente inusuales que parecen locura, los Aghonis son una se las sectas más reducidas del mundo 

Foto: archivo

Los Aghoris son una secta india que vive en los cementerios de Bengala, al noreste de India. No usar ropa, comer carne humana, fumar marihuana, tener relaciones sexuales con cadáveres y beber en cráneos humanos son algunas de las costumbres más extrañas de este reducido grupo de personas.

El nombre Aghoris proviene de la oración no aterrador, sin embargo todo lo referente a esta tribu es oscuro y mórbido.  Su estilo de vida se basa en trascender las leyes de la pureza para alcanzar la iluminación espiritual y ser uno con Dios. 

"El enfoque de Aghori es asumir los tabúes obvios y romperlos. Rechazan las nociones normales de bueno y malo” explicó James Mallinson, profesor de Estudios Sánscritos e Indios Clásicos en la Escuela de Estudios Africanos y Orientales de Londres.

Agregó que el camino hacia la espiritualidad de estas personas “involucra prácticas locas y peligrosas como comer carne humana e incluso sus propias heces”, según el profesor los Aghori piensan que hacer esas cosas que otros evitan les permite alcanzar un mayor estado de conciencia.

Las actividades de esta secta son temibles y peculiares: meditan, comen carne humana, deambulan desnudos y tienen relaciones sexuales con cadáveres en llamas en los campos de cremación de la India.

Las prácticas de este grupo tienen su origen en las costumbres de los temidos y desaparecidos ascetas Kapalikas, que significa portadores de cráneos. Esta secta del siglo VII era terrorífica por sus horribles prácticas, entre sus actividades estaban los sacrificios humanos.

Esta comunidad vive aislada, solo se exponen a la vida “normal” en la festividad india del baño llamada Kumbh Mela. Los Aghori no confían en los extraños, prefieren vivir aislados, tanto que no se relacionan ni con su familia.

Las personas pertenecientes a esta secta son muy pocas, según Mallison es un grupo tan reducido que hay algunos que se autodenominan Aghori y no practican ninguno de los rituales.

Los Aghori adoran a Shiva, dios hindú de la destrucción y su consorte Shakthi. Los expertos estiman que hay unos pocos miles de Aghoris.

Aunque parezca que en esta comunidad no existen reglas, sí las hay. Se permiten las relaciones sexuales con prostitutas, pero no con homosexuales ni transgéneros; otra de las normas que siguen es que cuando un Aghoris muere no se comen su cuerpo, lo entierra o creman.

Muchos turistas que visitan la India consideran curioso e importante contemplar a los Aghoris, por ello la comunidad aporta un potencial turístico al país. 

Algunos Aghoris mantienen una vida ordinaria, tienen celulares y utilizan el transporte público, además muchos están comenzando a utilizar ropa cuando están en lugares públicos.

A la mayoría de los indios les parece incómodo y molesto encontrarse con algún Aghonis.

Manoj Thakkar, autor del libro Aghori: A Biographical Novel, considera que “son personas muy simples que viven con la naturaleza y no piden nada”. Según el escritor “no rechazan ni odian a nadie ni nada”.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama