El “dólar buhonero” se impone en el comercio informal del país

Diego Chávez / Maracaibo / [email protected]
En un sondeo, realizado por distintos medios del país, se conoció que muchos sectores informales de la economía cobran el dólar por encima de lo estipulado por el BCV e incluso más alto que el dólar paralelo
Foto: José

Foto: José "Cheo" Nava

Distintos sectores informales del comercio en el país se rigen bajo el denominado “dólar buhonero”, el cual consiste en calcular la tasa en bolívares de la divisa por encima del monto que estipula el Banco Central de Venezuela (BCV) e, incluso, más alto que el dólar paralelo.

El economista Carlos Ñáñez explicó que esta situación se origina debido a que el sector informal de la economía busca “protegerse de la devaluación”, la cual afecta directamente al usuario que consume el producto o servicio.

El especialista asegura que esta situación se acentúa por la “pérdida de confianza en el bolívar, porque esta no tiene reserva de valor”.

Ñáñez aseguró que los llamados “buhoneros” no tienen ningún tipo de control fiscal autorizado, por lo cual no operan bajo la tasa oficial de BCV.

En un recuento de impresiones recogidas por el Diario La Prensa, se pudo saber que “no todos los comerciantes informales que cobran por encima de la tasa” y, además, las personas consultadas aseguraron que estos lo hacen porque deben “cancelar un porcentaje por el punto de venta o porque el dinero se les devalúa de la noche a la mañana cuando van a comprar la divisa en efectivo”.

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://bit.ly/3kaCQXh. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected]laverdad.com o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama