Los retos que afronta Venezuela vinculados al crédito

Nota de prensa / Maracaibo, Venezuela / [email protected]
 La economía internacional relacionada con Venezuela empieza a cambiar y ahora los usuarios podrían ser capaces de encontrar préstamos correspondientes a las necesidades de cada familia 

Foto: Agencias

La guerra de Ucrania está trayendo a la palestra internacional relaciones antes impensables. El hecho de que Venezuela se reuniera con Estados Unidos, ante la apuesta de éste último de evitar la compra de petróleo y gas a Rusia, para la negociación de acuerdos ha roto años de aislamiento y ataques mutuos.

Esto es, de hecho, algo que ya se ha notado a nivel interno en Venezuela, tal como explica Matchbanker, puesto que empiezan a recibir más tráfico y consultas en su web, aglutinadora de la oferta crediticia de los principales agentes, desde que se abriera la posibilidad, tal como anunció AFP, de que “El gobierno de Venezuela anunciara la autorización de préstamos indexados en dólares y la reducción del encaje bancario como parte de un paquete de medidas orientadas al resurgimiento del crédito, prácticamente inexistente en el país”.

Para contextualizar este hito hace falta entender que hace más de 3 lustros que estaban prohibidas en territorio venezolano las operaciones bancarias relacionadas con los préstamos eran impensables en dólares. Sin embargo, en las grandes ciudades, casi el 65% de las operaciones empresariales se realizaban en la divisa norteamericana, lo que hacía que, en realidad, la economía estuviera dolarizada.

“Venezuela ha visto durante mucho tiempo cómo la hiperinflación y la falta de posibilidades de economía internacional lastraban la capacidad crediticia y económica de los particulares. Es posible que la noticia emitida pueda suponer un cambio de tendencia y un respiro a la maltrecha economía familiar” explican algunos economistas.

En realidad, cuando un particular venezolano buscaba cierta línea de crédito, no tenía, en la mayoría de los casos, que acudir a prestamistas particulares ante la complejidad de acudir en busca de préstamos en los bancos.

Por suerte, eso empieza a cambiar y son capaces de encontrar, incluso fuera de las entidades bancarias venezolanas y vía online, préstamos que pueden corresponderse con la necesidad real de las familias que buscan mejorar sus condiciones, apostar por formación, compras o proyectos personales que habían tenido que ser postpuestos.

Este tipo de medidas podría, dentro de los retos a los que se encuentra en los próximos años a nivel económico el país, mejorar las condiciones de las familias, algo que potenciaría la propia divisa nacional, el bolívar, al permitir más gasto, pero también actuar contra la hiperinflación y la apertura a los ingresos turísticos que parece empiezan a animarse si de verdad se hace factible la apertura que se intuye.

El turismo: el gran reto para emprendedores

Sin duda, es probable que este 2022 sea un año bastante destacado a nivel turístico, por fin, en Venezuela.

Y ello depende, en gran parte, de emprendedores que pongan en marcha no solo startups sino también locales, alojamientos y pequeñas empresas que gestionan las necesidades de los visitantes. “Y para ello se necesita algo de crédito” explican.

Cuando parece que también la apuesta por los eventos deportivos podrían traer más flujo de visitantes y turistas dispuestos a gastar en el país, es el momento de buscar, de verdad, ese espíritu emprendedor de las familias venezolanas que quieren dejar atrás un periodo que la historia acabará definiendo en sus libros.

 

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://bit.ly/3kaCQXh. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama