Ganaderos zulianos ven morir las posibilidades de producción

Redacción Zulia / Maracaibo, Zulia / [email protected]
Un testimonio real y sentido de un anónimo productor ganadero que ve como el sostén de su familia y de cientos de hogares zulianos se desvanece

(Foto: Referencial)

“Ayer me tocó tumbar todo el trabajo de cerca eléctrica que diseñamos, no hay electricidad para que funcione, no hay gasolina para la planta. Dejé de ordeñar, pues los obreros no están conformes con la comida que les llevo, aparte de que no la he podido bajar con regularidad”.

Este párrafo es parte de un testimonio real y sentido de un anónimo productor ganadero que ve como el sostén de su familia y de cientos de hogares zulianos se desvanece ante una realidad demasiado caótica y desafiante.

Es un mensaje lleno de tristeza y resignación, pero también un aviso de alerta de todo lo que ocurre en este mismo instante en medio de la amenaza del Covid-19, de la cuarentena y la falta de combustible y electricidad.

“Los rebaños estaban divididos y ahora tengo juntos el ordeño con el escotero. El programa de inseminación lo perdí. Para que el ganado consiga agüita y algo de semillas lo dejé que ‘ramoneara’ en la zona de reserva y todos los días me toca apartarlo del rebaño de ceba a medias que tengo con mi suegro”, comenta.

Asegura además que “me quedé con un obrero de 18 años recién cumplidos que tiene una mujercita preñada y con un niño de cinco meses. Se lo pasan más enfermos que sanos...”.

El ganadero explica que “me provoca dejar el pelero”, pero también admite que seguirá aguantando hasta que Dios le de fuerzas.

“Ya el cansancio es agobio”

Otro productor con más optimismo explica que cada día se siente agobiado por la situación de sus colegas. “Les trato de infundir ánimos diciéndoles que deben agradecer a Dios que tiene alguito de donde echar mano”.

Pero sus compañeros le responden que “ya el cansancio es agobio, que tienen años luchando, pagando vacuna para la gente del monte que creían era lo más malo, pero que resultó ser la inversión por un servicio de seguridad”.

Estos productores admiten que ahora si vieron en infierno ante sus ojos: “el hecho de que no les recojan la leche, que no paguen lo que vale el queso, que no hallan como refrigerarlo y que no tiene gasolina para ir a buscarlo para venderlo”.

Lo peor es que sus vecinos venden sus propiedades y se van. “Los que llegan no siempre son buenos vecinos. Las reses se pierden y no encuentran como reparar el tractor”.

Afirma que invirtió “una buena plata en un Thermo Criogénico, con sus enseres y con buena genética, pero todo está a punto de perderse porque no hay nitrógeno ni gasolina para trasladarse a Barquisimeto”.

Al menos tres veces al día

En general, los ganaderos y productores del campo opinan que “la pandemia es algo sobrevenido, algo que con políticas adecuadas de salubridad, prevención, control, control de migración y buenos servicios médicos públicos y privados se puede combatir”.

Sin embargo, “combatir el hambre que se avecina, la escasez que pronto nos aquejará, la baja o nula producción en la cual estamos sumergidos eso lleva más tiempo”.

Recuperar el campo abandonado, invertirle, preparar, sembrar, cosechar lleva su tiempo. Lograr preñar la vaca y esperar ordeñarla lleva nueve meses. Aún más tiempo si el animal va para el matadero.

“seguramente algún día necesitarás de un abogado, un médico, un contador, o un arquitecto, pero lo más seguro es que todos los días, tres veces al día, necesites de un productor agropecuario”.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/diariolaverdad y dale click a +Unirme. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y Facebook  y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama