publicidad

Extrabajador de Pequiven lleva 100 horas en huelga de hambre

José Alejandro Urdaneta / Maracaibo / jurdaneta@laverdad.com
Alfonso Urdaneta inició esta semana una protesta a las afueras del edificio de la empresa socialista Corpozulia, ubicado en la avenida Bella Vista de Maracaibo, para exigir una indemnización por los daños por una lesión ocupacional que le dejó en silla de ruedas hace 30 años cuando trabajó para la petroquímica. No es la primera que exige sea compensando por el Gobierno 

Alfonso Urdaneta, de 59 años, se mantiene en huelga de hambre para exigir a Pequiven una indemnización laboral. (Foto: La Verdad)

Este viernes, Alfonso Urdaneta cumplió 100 horas en una calle protestando por una indemnización por una enfermedad laboral que le incapacitó hace 30 años cuando laboraba en la Petroquímica de Venezuela (Pequiven) como operador de planta en el ahora llamado Complejo Petroquímico Ana María Campos. 

No protesta con banderas o trancando el paso. El señor Urdaneta se declaró en huelga de hambre que tiene prevista continuar hasta sean atendidas sus peticiones. 

Exijo se me compense de alguna manera para vivir el resto de mis años de manera digna”, señaló el extrabajador mientras está sentado en una colchoneta apostada en una de las aceras del edificio de la empresa socialista Corpozulia, ubicada en la avenida Bella Vista de la ciudad de Maracaibo. 

Desde el lunes 8, con su silla de ruedas, un toldo que poco le cubre del sol y con un lote de documentos y oficios médicos que certifican su condición, el hombre de 59 años se plantó a las afueras de la sede pública presidida por el exgobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas. 

El afectado explica que escogió esta dependencia gubernamental porque estima que su actual regente tiene conocimiento sobre su caso. No es la primera vez que protesta para recibir un pago que compense el daño físico y emocional que le acarreó la lesión que sufrió en la columna y que terminó dejándole sin poder caminar. 

Lamenta que durante su manifestación no ha sido atendido por ninguna autoridad. “La gente pasa y hasta me dicen que ojala me dé algo”, expresó con pesar al considerar “inhumano” el trato que ha recibido desde el inicio de la protesta. 

Durante la tarde del jueves se descompensó como parte de las consecuencias de no consumir alimentos. Relató que el personal de Corpozulia no le socorrió. Funcionarios de los Bomberos de Maracaibo presuntamente acudirían a ayudarle. Esto tampoco ocurrió. 

En medio de este cuadro le acompaña un sobrino y amigos que velan por su integridad. 

En la mañana de este viernes, miembros del Cuerpo de Inspectores de la Presidencia de la República se acercó hasta el sitio en el que se mantiene el señor Urdaneta. Le expresaron que representantes de Pequiven y Corpozulia tendrían hasta las 2.00 de la tarde para asumir postura ante su protesta. 

Alfonso dice que no sigue a ningún político. “Que ellos hagan lo que tienen que hacer. Yo solo pido que se me permita vivir el resto de mis años de la mejor manera posible”, repitió el afectado mientras se limpiaba las manos con un algodón empapado en alcohol. 

Denuncia sin límites

El exobrero petroquímico ha denunciado su condición por años. En esta ocasión también lo ha hecho por las redes sociales. A través de su cuenta en Twitter (@urdaneta524) ha hecho un llamado al presidente Nicolás Maduro, al constituyentista Diosdado Cabello, al gobernador Omar Prieto, al director de la Alcaldía de Maracaibo, Tony Boza, a quienes mencionándolos en sus mensajes les comunicado su situación. 

“Arias Cárdenas pasa por acá pero nada hace tampoco”, resalta Urdaneta. A sus espaldas luce un papel que dice “Señor Arias Cárdenas, protector del pueblo zuliano, medie usted”. 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama