Diario La Verdad

“Estoy sorprendido”

Por Wilmer Reina - Enviado Especial / Detroit / wreina@laverdad.com

Hasta el mismo Miguel Cabrera está alucinado con los números que cosecha. A Wilmer Reina, nuestro enviado especial en Detroit, le confesó que está contentísimo de la bestial campaña que vive. “Me siento en un mejor momento al del año pasado. Espero continuar con mayor energía”

Sábado, 13 Julio 2013 00:00

1990 CLICS

Lloyd McClendon trabaja día a día con Miguel Cabrera, el coach de bateo de los Tigres de Detroit, conoce mejor que nadie la clase de bateador que es el último pelotero capaz de ganar una Triple Corona de bateo; sin embargo, no le consigue explicación al superlativo rendimiento del toletero venezolano una campaña después de lograr tal hazaña a la ofensiva.

“Es algo irreal”, bromea McClendon. “Creo que a diferencia del resto de los mortales él (Cabrera) ve el juego en high definition (alta definición)”.

A más de uno se le hace difícil pensar que Cabrera pudiese mejorar una campaña histórica como la del 2012, pero el bigleaguer venezolano se las arregla para romper con cualquier expectativa posible. 

Ninguno de los 11 ganadores anteriores de la Triple Corona, ha terminado en la temporada siguiente primero en más de una de las tres categorías (average, jonrones y carreras empujadas) que conforman el premio después de lograr la hazaña. Apenas tres jugadores han culminado en la cima de uno de estos renglones al finalizar la primera mitad de la campaña siguiente, aunque con números inferiores a los que Cabrera mantiene antes de la pausa del Juego de Estrellas.

En 1923 Rogers Hornsby dejó un promedio de bateo de .403 (con 85 hits) en la primera mitad de la campaña. En 1934 Jimmie Foxx llegó al descanso del clásico de mitad de campeonato con 34 vuelacercas y Ted Williams en 1948 lideró su liga en average (.388) luego de disparar 102 imparables previo al All Star Game.

Hoy Cabrera es el mejor bateador de la liga con promedio de .367, producto de 131 inatrapables, también comanda el circuito con 95 remolcadas y es segundo en el departamento de vuelacercas (30).

Extralimitado

“Es grandioso ver el nombre de uno al lado de peloteros que hicieron cosas grandes en el béisbol, pero siempre trato de concentrarme en lo que pueda hacer cada juego y no desvelarme con lo halagos”, respondió Cabrera a La Verdad anoche en medio de su rutina de trabajo en el Comerica Park de Detroit.

Las palabras de Cabrera no sorprenden, en infinidad de veces ha asegurado que sus logros personales están en un segundo plano de sus prioridades, pero hasta él mismo reconoce que lo hecho hasta ahora sobrepasa el límite de lo planeado.

“Yo también estoy sorprendido, te miento si te digo que no estoy contento con esto, pero lo que más me llena es ver al equipo arriba en la tabla de posiciones”.

Su compañero Ramón Santiago se anota en la lista de los impresionados. “Uno que está aquí en el terreno todos los días se queda loco, imagínate cómo estará el que ve el juego de afuera, que no conoce lo difícil que es esto y él (Cabrera) lo hace ver como si fuese un Play Station”.

¿Alguna lógica?

Cabrera trata de conseguir una explicación lógica a su rendimiento, y porqué se ve como algo natural su capacidad de pegarle a la bola.

“Todos se basa en la reacción, hay que tener claro qué es lo que vas a hacer y saber cómo responder a los instintos que tienes”, argumenta el slugger.

McClendon, certifica lo expuesto por el jugador. “Es realmente fascinante ver como responde. Él (Cabrera) está siempre tratando de averiguar lo que el pícher va a hacer, y sabe como responder al reto de una manera realmente increíble".

“Batear es lo más difícil del mundo”, asegura Cabrera. “Creo que la vista se puede acostumbrar a picheos de 89 a 93 millas por hora, pero cuando vienen con más velocidad hay que estar muy enfocado, todo es más complicado y hay que cuidarse de los envíos rompientes, por más que puedas tener una idea de qué tipo de lanzador estás enfrentando, siempre termina siendo tu instinto el que te ayuda a reconocer el mejor envío”.

Si Cabrera puede repetir su actuación, algo que no escapa de la realidad, se convertiría en el primer jugador en la historia en ganar de manera consecutiva la triple corona. Tarea que ya sabe como ejecutar.

“No sé si será más difícil lo que viene, pero me siento en un mejor momento que el del año pasado, espero continuar con mayor energía para lo que resta del campeonato y tratar de rematar los dos últimos meses”.

 

Imprimir

Email

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

Portada del día
Otras publicaciones en línea
  • Especial Maracaibo
  • Estampas
  • Bienes raíces
  • Turismo

 

 

 

© 2012, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com

Diseñado por