Muere Bryan Ruiz, jugador del Aragua FC

Redacción Deportes / [email protected]
La información fue confirmada por la Liga Futve y la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) mediante una nota de duelo

Foto: Agencias

El fútbol nacional está de luto tras la trágica noticia del fallecimiento este domingo 1 de enero del lateral izquierdo del Aragua Fútbol Club, Bryan Ruiz, de 20 años, aunque se desconoce la causa de su muerte,

La información la dieron a conocer la Liga Futve y la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) mediante una nota de duelo.

El joven jugador nació en Maracay el 5 de agosto de 2002 y formó parte de la reserva del Aragua FC, en la que se convirtió en capitán. 

Debutó el 25 de octubre de 2020 en el torneo exprés organizado por la Liga Futve, con el primer equipo ante Metropolitanos. Jugó 74 minutos y su equipo igualó 2-2.

Disputó ocho partidos en su primera temporada como profesional y, posteriormente, debutó en la Copa Sudamericana el 18 de marzo de 2021 contra Mineros de Guayana en la fase previa.

Su equipo logró avanzar a fase de grupos. Sin embargo, no vio minutos en dicha ronda en la que Aragua quedó eliminado.

En 2022 no fue convocado durante gran parte de la temporada, pero se convirtió en titular indiscutible en la recta final de la campaña.

Lamentablemente, su equipo quedó último en la tabla y fue relegado a la Segunda División del fútbol nacional.

Las distintas divisas del fútbol venezolano rindieron sus palabras de condolencias a través de sus perfiles en las redes sociales.

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://bit.ly/3kaCQXh.   Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

 

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama