Cristiano Ronaldo sigue en Lisboa a la espera de viajar a Turín

EFE / [email protected]
La Federación Portuguesa de Fútbol informó que el futbolista está asintomático y, según el seleccionador luso Fernando Santos, "solo dice que quiere jugar"
Foto: EFE

El capitán de la selección de Portugal, Cristiano Ronaldo, quien este martes dio positivo a la Covid-19, se encuentra en las instalaciones de la Ciudad del Fútbol de Lisboa a la espera de viajar a Turín, donde continuará el proceso de confinamiento.

Fuentes próximas al jugador confirmaron a Efe que Ronaldo continúa en las instalaciones de la Ciudad del Fútbol, en Oeiras, a las afueras de Lisboa, donde estaba concentrado con el resto de seleccionados lusos para el encuentro previsto esta noche en Lisboa frente a Suecia.

Tras conocer que dio positivo en el test de Covid-19, Ronaldo fue aislado el martes en una habitación de la Ciudad del Fútbol y siguió sonriente desde el balcón el entrenamiento de sus compañeros.

En las próximas horas, Ronaldo viajará a Turín, ciudad en la que guardará cuarentena antes de regresar a los entrenamientos con su equipo, la Juventus.

La Federación Portuguesa de Fútbol (FPF) informó el martes de que el futbolista está asintomático y, según el seleccionador luso Fernando Santos, "solo dice que quiere jugar".

Además de Ronaldo, la selección portuguesa suma otros dos positivos: José Fonte y el portero Anthony Lopes.

Pese a estos tres casos, el encuentro entre Portugal y Suecia valedero para la fase de grupos de la Liga de las Naciones se disputará hoy en el Estadio José Alvalade de Lisboa. 

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/diariolaverdad   y dale click a +Unirme. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y Facebook  y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama