publicidad

20 años del rugby en Maracaibo

Roberto Casas / Maracaibo / diariolaverdadweb@gmail.com
Desconocido en su mayoría, el rugby es un deporte centenario de tradición anglosajona que promueve el compañerismo y el respeto, sus valores fundamentales

En un país dominado por la pasión por el béisbol y enamorándose de las gestas que una selección nacional de balompié ha conseguido en su corta historia, el estigma mediático le proporciona una sombra gigantesca al rugby en cuanto a popularidad. Esta nube se ha ido diluyendo poco a poco a propósito de iniciativas como el Proyecto Alcatraz de Santa Teresa o de pequeños hitos deportivos de clubes o atletas en el continente.

Inventado por los ingleses, la disciplina es extremadamente popular en territorios influenciados por la Corona Británica como Nueva Zelanda, Fiyi, Sudáfrica o Australia. Asimismo, también goza de prestigio en Francia, Japón, Argentina o Uruguay.

En Venezuela, fiel al resto de la gama deportiva, fue traído cortesía de trabajadores petroleros de transnacionales que querían recordar un poco de sus hogares. Maracaibo no fue la excepción y gracias al aporte de entusiastas locales y extranjeros, atestiguó el nacimiento de todo un movimiento que abarca desde la formación de una asociación profesional, pasando por el surgimiento de clubes hasta la exportación de jugadores al exterior.

La severa crisis económica y social también los golpea. Dubitativo entre caerse a la lona o tomar fuerzas nuevamente, el rugby regional padece la fuga de talentos aunado a altos costos de implementos o la inexistencia de canchas para practicar que amenazan con un cese de actividades.

El rugby gana espacios en Maracaibo

En el estado Zulia es donde todo comenzó. Partidos amistosos entre los diferentes europeos de las compañías petroleras en la Costa Oriental del Lago fungen como parte de los antecedentes de una movida que se extendería al resto del territorio nacional con mayor rapidez.

Lo cierto es que Francia es el país artífice del auge de la disciplina en la ciudad. Serge Carraro, nativo de la sureña Burdeos, se encargó de la dirección de la Alianza Francesa en Maracaibo en 1999, y tras su llegada a la ciudad, comenzó a organizar prácticas sabatinas en la cancha del colegio Bellas Artes.

Su iniciativa produjo frutos al crearse ese mismo año el Club de Rugby Alianza Francesa de Maracaibo, el primer equipo de la ciudad. En 2001, el otrora “proyecto” compitió formalmente en un torneo auspiciado por Santa Teresa de rugby a siete (tal cantidad de jugadores por equipo).

Carrero regresó a su ciudad natal, pero el interés y la práctica deportiva quedó intacta, tanto así que trabajadores argentinos, ingleses, franceses o sudafricanos que llegaron a Maracaibo apadrinados por transnacionales petroleras, encontraron en el club un lugar para inyectar su experiencia en la disciplina y consolidar un proyecto rugbier. 

Ante esto, el club decidió cambiar su nombre a Maracaibo Rugby Football Club (MRFC), mejor conocidos como Oil Blacks, un apodo inspirado en la selección neozelandesa, pero con toque petrolero. 

Ricardo Oballos está ligado a los inicios de la disciplina, de la cual se enamoró en la adolescencia cuando visitaba a su primo, un jugador amateur, en un pueblo de Mérida, un estado con más tradición por el rugby.

“La pasión por el deporte me trae recuerdos con mi primo y sus amigos”, rememora. Una pasión que fue incrementando a medida que entendía cómo podía aplicar las reglas del juego a su vida diaria, tales como el respeto o el compañerismo.

Ricardo practica día a día la enseñanza principal del rugby: unión de personas alrededor de la figura de un club. Un propósito dictado por la propia World Rugby, el organismo regulador.

Oballos fue uno de los entusiastas que acudió al llamado de práctica que solicitaba Serge Carraro. "Regresaba de Mérida en un vuelo. A mi lado había una chica que trabajaba en la Alianza Francesa y entre tanto conversar surgió el tema”, confiesa. De hecho, Oballos recuerda que la base de este club auspiciado por el centro francófono se reunía a practicarlo de forma empírica en la cancha del Liceo Los Robles.

Un apoyo que fue llegando a cuentagotas

Si bien la iniciativa y la voluntad estaba presente, impulsar al rugby en Maracaibo requería de doblar esfuerzos y ejecutar todas las vías posibles, por lo cual decidieron presentar el caso ante los organismos deportivos gubernamentales. 

“Cuando llegamos la gente tenía cero conocimientos del deporte”, comenta Oballos, quien sabía que muchas veces las personas se burlaban de ellos o les decían "que tenían que jugar fútbol o béisbol".

La insistencia brindó resultados y poco a poco los entes gubernamentales fueron encontrándole interés al rugby. Así pudieron crear la Asociación de Rugby del Zulia, un paso fundamental para registrar a los Oil Blacks y para pertenecer a la Federación Venezolana de Rugby.

“Cada esfuerzo rindió sus frutos”, reconoce Ricardo. “Cada entrevista en radio, en prensa o en cualquier espacio, sirvió para captar jugadores y seguidores. En el mejor momento llegamos a ser 80 personas practicando en el club”.

Con estos pasos federativos cumplidos y el apoyo de empresas públicas y privadas, la entidad comenzó a presenciar las constituciones formales del MRFC y Zulianos, sus primeros clubes; la creación de torneos y hasta el acompañamiento de fanáticos. “Se formó una movida muy buena”, enfatiza el también primer presidente del conjunto petrolero. 

Este aluvión por la disciplina en la ciudad se consagró en los torneos conquistados por los conjuntos de la región en las diferentes categorías del rugby a nivel nacional. Esto trajo como efecto colateral la creación de otros clubes que no emularon las gestas de grandeza y desaparecieron.

El presente del rugby en Maracaibo

El primer apagón nacional del 7 de marzo trajo graves consecuencias para la vida diaria de los venezolanos, en especial, los residentes de Maracaibo, la ciudad más golpeada. Aunado a la crisis económica, el plan de racionamiento eléctrico también afecta a este deporte.

“Por los racionamientos se reducen las horas y las canchas para entrenar, ya que en algunas de donde se tiene la disposición no tienen alumbrado por las noches”, detalla Mario Urdaneta, director técnico de la selección mayor de rugby.

La migración también afecta. Algunos atletas zulianos partieron a otros destinos mermando las plantillas de las instituciones locales, aunque, teniendo muchos de ellos como destino a Chile o Argentina, países con más tradición por el deporte, han encontrado una vía para seguir practicando con la mira puesta en obtener un cupo en la selección nacional.

En la actualidad, los Oil Blacks y Zulianos se mantienen a flote en la competición. Mientras el primero está en una etapa de transición buscando una sede para hacer vida, el segundo ampara una gran afluencia de practicantes y dispone de una cancha propia en La Rotaria.

El aporte marabino al rugby nacional

“Maracaibo siempre le ha otorgado mucho al rugby nacional”, puntualiza Mario Urdaneta, quien se enamoró de la disciplina como espectador en 2007. Las páginas de la corta historia del deporte en el país están escritas con tinta azul y negra desde el anecdótico primer partido, pasando por entrenadores y jugadores tanto a la selección nacional como al exterior. 

Un claro ejemplo es Julio Rodríguez, jugador de segunda línea, excapitán vinotinto y el primer venezolano en jugar en el extranjero.

Julio fue la punta de lanza para muchos de los legionarios apasionados por la disciplina que lo secundarían. Carlos Salas, César Lameda, Robert Torres y José Piña son algunos de los nombres propios que figuran entre los atletas zulianos que le han brindado alegrías al rugby vinotinto.

La dirección técnica de la selección nacional también está siendo controlada desde hace un tiempo por entrenadores marabinos. Por su parte, Gustavo López, otrora seleccionador, se encuentra radicado en Alemania dirigiendo a un club de la Bundesliga. Mientras, el actual director técnico, Mario Urdaneta posee una experiencia de 11 años con una trayectoria laureada iniciada en el MRFC.

El futuro del rugby en Maracaibo

Desde las instancias federativas se trabaja en conjunto con la asociación regional y los entes deportivos gubernamentales para ejecutar planes que impulsen el desarrollo de la disciplina en la ciudad. Un deporte que consideran “puede brindarle bastante” a la sociedad marabina por estar apegada a los valores intrínsecos del rugby.

“Esperamos ser el deporte en conjunto con más crecimiento en el estado”, puntualiza Urdaneta, quien también aclara que los valores del deporte transmitidos de práctica en práctica y de juego en juego forman también a buenas personas. 

Al margen de los flashes, titulares y portadas, el rugby zuliano se encargó de dejar el nombre de la región en alto en los últimos 20 años. Un mayor aporte comunicacional masificará la aceptación a una disciplina que pide a gritos de tries y empujones de scrum ser valorada como realmente lo merece.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama