publicidad

Scaloni, el técnico debutante que apuesta al orden

EFE/Brasil/Diariolaverdadweb@gmail.com
Lionel Scaloni debutara este sábado como entrenador en un partido por puntos en el encuentro de la selección Argentina y Colombia 

(Foto: Archivo)

Este sábado, cuando el chileno Roberto Tobar pite para dar inicio al partido entre Argentina y Colombia, será el debut de Lionel Scaloni como entrenador en un partido por los puntos.

Nadie hubiese imaginado hace un año que Scaloni, exayudante de Jorge Sampaoli en el Sevilla y en la Albiceleste, estaría a cargo de Argentina en la Copa América de Brasil.

A pesar de su falta de experiencia como entrenador, no es un técnico que improvisa. Tampoco busca sorprender. Sus planteamientos tácticos suelen ser tradicionales y evita innovar en las alineaciones.

Los dos seleccionadores anteriores de Argentina fueron diferentes.

Sampaoli, en su afán por ser ofensivo, generalmente ubicaba a delanteros de volantes y a centrocampistas de defensores.

Su predecesor, Edgardo Bauza, solía pedirle a sus dirigidos que se moviesen en zonas del campo en las que no estaban acostumbrados a hacerlo.

Scaloni hace todo lo contrario: pone a cada jugador en la zona en la que mejor se desenvuelve.

El exdefensa de Newell's Old Boys, Estudiantes de La Plata, el Deportivo de La Coruña y el Lazio, entre otros equipos, dirigió a Argentina en nueve amistosos. Ganó seis, empató uno y perdió los otros dos.

En la mayoría de los partidos jugó con cuatro defensores, tres centrocampistas y tres delanteros.

La gran variante táctica de Argentina para esta Copa será la inclusión del centrocampista Guido Pizarro, que tiene marcadas características defensivas.

Delante de él se moverán con mayor libertad Giovani Lo Celso y Leandro Paredes.

Ellos no solo serán los encargados de iniciar las jugadas ofensivas, sino que también tendrán la responsabilidad de hacerle llegar la pelota a la gran figura del equipo, el capitán, Lionel Messi, quien partirá desde la derecha del ataque pero se moverá con libertad.

El centrodelantero será Sergio Agüero, que suele tirarse atrás para sumarse a la creación de las jugadas.

Por la izquierda, Ángel Di María y Matías Suárez pelean por un lugar en la alineación titular.

Suárez fue una de las pocas sorpresas de la lista de convocados. Destaca por su capacidad para jugar como delantero por la izquierda y por el centro, algo que a Scaloni le parece muy útil.

Di María, en cambio, tiene otras características: suele desbordar por velocidad o gracias a gambetas y cuenta con un certero remate de media distancia.

Desde que asumió Scaloni, Argentina se defendió con mucho orden y disciplina. También presionó rápido y alto tras la pérdida de la pelota.

Sin embargo, el técnico le otorga libertad a sus futbolistas a la hora de atacar.

Las jugadas ofensivas no suelen estar automatizadas, sino que surgen de la inspiración individual.

Para suplir su falta de experiencia como entrenador, Scaloni, de 41 años, armó un equipo de trabajo que incluye a exfiguras de la selección nacional como los exdefensas Walter Samuel y Fabián Ayala y el excentrocampista Pablo Aimar, entrenador del Sub17 de Argentina.

También cuenta con la tutela de César Luis Menotti, entrenador campeón del mundo con Argentina en 1978 y ahora director de selecciones nacionales de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Por otra parte, en el banquillo rival estará nada más y nada menos que el experimentado Carlos Queiroz, que comenzó su carrera hace casi 20 años, pasó por el Manchester United y el Real Madrid (entre otros clubes) y dirigió en cuatro Mundiales.

Scaloni no intentará sorprender o descolocar al técnico portugués de 66 años. Hará lo que mejor sabe hacer: poner un equipo ordenado, que presione y que tenga libertad para atacar.

Y también, como millones de argentinos, implorará para que Messi tenga una buena noche.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama