Conozca la verdadera razón de la separación de JLo y Ben Affleck

Agencias / [email protected]
La noticia de la separación causó preocupación en los seguidores de la pareja. López y Affeck concluyeron su luna de miel por las calles de París hace pocos días, el pasado 27 de julio de 2022

Foto: Referencial

Jennifer López y Ben Affleck se separaron por mutuo acuerdo a los pocos días de haberse casado. Así lo dieron a conocer medios especializados este sábado 6 de agosto de 2022. La pareja contrajo nupcias el 16 de julio de 2022 en una pequeña ceremonia familiar en Las Vegas, Estados Unidos.

La pareja tomó la decisión para concentrarse en sus proyectos personales. Consideran que la separación permitirá fortalecer sus lazos y no deteriorará la conexión entre ambos. Tanto Jen como Ben aseguran que es por el bien de su matrimonio.

El medio Hollywood Life publica que “lo único que hace que su relación sea tan única es que saben más que nadie las demandas que conlleva hacer lo que hacen. De hecho, creen que pasar tiempo separados los hace más fuertes y es perfecto porque cuando están separados, están ganando una cantidad extrema de dinero. Es una situación donde ambos ganan”.

A pesar de que no se aclara si vivirán todo el tiempo en casas separadas. Se conoce que mantendrán su contacto de manera virtual.

La noticia de la separación causó preocupación en los seguidores de la pareja. López y Affeck concluyeron su luna de miel por las calles de París hace pocos días, el pasado 27 de julio de 2022.

Fuente: El Comercio

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad  y WhatsApp https://bit.ly/3kaCQXh.  Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama