Entre canciones y mariachis despiden a Vicente Fernández

Valentina Faría Méndez / Maracaibo, Venezuela/ / [email protected]
 El momento más emotivo de la ceremonia fue cuando Alejandro Fernández se acercó a su madre, "Cuquita" Fernández y entonó la canción, Amor de los dos 

Foto: Agencias

Familiares, amigos y algunas personalidades del espectáculo dieron su último adiós al cantante mexicano, Vicente Fernández quien falleció este domingo 12 de diciembre. 

En una ceremonia dividida en una dos partes, un funeral convencional y un homenaje al Charro de Huentitán, donde se entonaron sus grandes éxitos, acompañados de mariachis y al pie de la imagen de la Virgen de Guadalupe. 

Junto al féretro estaba la esposa del artista, María del Refugio Abarca Villaseñor mejor conocida como “Cuquita" Fernández y la primera guardia de honor la hicieron sus hijos, los tres potrillos Vicente Jr., Gerardo y Alejandro Fernández.

El momento más conmovedor fue cuando Alejandro Fernández se unió a su madre, Cuquita para entonar las notas de la canción, Amor de los dos.

La ceremonia se llevó a cabo en el recinto de la Arena VFG y abrió sus puertas en la tarde de este domingo y permitirá el acceso hasta las 10.00 de la mañana del 14 de diciembre. Posteriormente se hará una misa de cuerpo presente y sus restos viajarán hasta su destino final, el rancho Los Tres Potrillos. 

Cabe recordar que, Chente en reiteradas entrevistas resaltó que no quería hacer un “circo” en su funeral, sin embargo pidió que se cantará su tema, Volver, volver. 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://bit.ly/3oGlyVa. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama