publicidad

Peter Handke, nobel de Literatura 2019: un eterno provocador

EFE / Suecia / Diariolaverdadweb@gmail.com
El austríaco Peter Handke, (Griffen, 1942), ganador del premio Nobel de Literatura 2019, es uno de los escritores en lengua alemana más originales y exitosos de la segunda mitad del siglo XX. Es también, sin duda, el más polémico por su postura proserbia en las guerras de los Balcanes en los años 1990

El austríaco Peter Handke, (Griffen, 1942), ganador del premio Nobel de Literatura 2019, es uno de los escritores en lengua alemana más originales y exitosos de la segunda mitad del siglo XX. Es también, sin duda, el más polémico por su postura proserbia en las guerras de los Balcanes en los años 1990.

Handke nació en la región austríaca de Carintia, de una madre de la minoría eslovena y un padre alemán. Estudió derecho en la ciudad de Graz, aunque pronto se consagró en exclusiva a una vocación literaria que le ha llevado a escribir teatro, poesía, relato, novela, guion, ensayo y libros de viaje.

El polifacético escritor sigue cultivando su clásico aspecto de dandy. Tiene el cabello largo peinado hacia atrás, bigote, barba y lentes. Vive desde hace más de 25 años en las afueras de París.

Caminante infatigable y amante del silencio, ha viajado en numerosas ocasiones por España. En sus obras aparecen referencias a esas experiencias y a la literatura española.

Desde sus primeros escritos, su obra giró alrededor de la fragilidad del lenguaje, la dificultad de la comunicación humana, el sentido de la existencia, la soledad y el desarraigo.

Irreverente

Conocido en sus inicios por su irreverencia y su espíritu provocador, la primera obra como dramaturgo con la que consiguió reconocimiento fue Publikumsbeschimpfung (Insultos al público, 1966). En ella, cuatro actores analizan la naturaleza del teatro y se dedican a insultar al público y a elogiar su propia actuación.

La obra fue un escándalo y expuso el afán vanguardista de Handke, que exploró esa faceta en otras piezas, sin trama convencional, sin personajes lineales o sin separación entre actores y público.

Entre sus primeras obras como dramaturgo destaca también Kaspar (1968). Allí presenta el caso de Kaspar Hauser, un adolescente del siglo XIX que creció totalmente aislado y al que la sociedad destruye al imponerle su lenguaje y sus valores racionales.

Existencialista

Su consagración llegó con su novela más conocida: El Miedo del Portero Ante el Penalti (1970), de tono existencialista. Relata la historia del antiguo guardameta Josef Bloch, después de ser despedido de su trabajo como mecánico.

La novela fue llevada al cine por su amigo el director alemán Wim Wenders. Con él ha realizado seis proyectos, como el guion de Wings of Desire (1987).

La última colaboración fue Les beaux jours d’Aranjuez (2016), basada en una obra teatral homónima y con título sacado del Don Carlos de Friedrich Schiller.

En otro de sus grandes títulos, Desgracia Impeorable (1972), Handke recrea la vida y el suicidio de su madre, a los 51 años de edad. Su lenguaje austero es considerado el mejor texto para introducirse en el universo del autor.

Otras novelas destacadas son Carta Breve Para un Largo Adiós (1972), La Mujer Zurda (1976), El Chino del Dolor (1983), La Tarde de un Escritor (1987) y El Año Que Pasé en la Bahía de Nadie (1994).

Polémico

Al igual que otros grandes escritores austríacos, como Thomas Bernhard o la Nobel Elfriede Jelinek, Handke ha tenido una relación tortuosa con su país. Lo abandonó a finales de los 80 para vivir en Francia.

La polémica marcó la vida de Peter Handke a partir de la publicación de Un Viaje de Invierno a los Ríos Danubio, Sava, Morava y Drina, o Justicia Para Serbia en 1996.

Los críticos consideran esa obra como un panfleto proserbio. Algunos sostienen que llega a poner en cuestión el genocidio de Srebrenica, en el que en 1995 fueron asesinados unos ocho mil varones musulmanes por las fuerzas serbobosnias.

Handke niega que cuestionara o minimizara esa matanza. Ha asegurado que solo se limitó a criticar que se hubiera demonizado a los serbios y se les achacase todos los males de la guerra.

Algunos intelectuales, como Jelinek y Wenders, defienden a Handke y critican lo que consideraron una campaña de difamación por pensar a contracorriente.

La polémica creció años después con su defensa del autoritario presidente serbio Slobodan Milosevic. A este, incluso lo visitó en su cárcel de La Haya en 2004 cuando era juzgado como criminal de guerra. En su entierro, en 2006, tomó la palabra.

En un ensayo publicado en una revista literaria en 2005, titulado Las Tablas de Daimiel, negó la legitimidad del Tribunal Internacional para la Antigua Yugoslavia para juzgar a Milosevic. Reiteró que los serbios fueron las auténticas víctimas de la guerra y de los bombardeos de la Otán en 1999.

Estas expresiones hicieron que perdiera muchas simpatías. En 2006, la concesión del Premio Heine, dotado con 50 mil euros, desencadenó una enorme polémica en Alemania.

Handke renunció finalmente al premio. En 2014 también rehusó la dotación económica del Premio Internacional Ibsen tras la polémica que causó en Noruega su elección.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama