publicidad


La Chilindrina aparece destrozada tras la muerte de su esposo

Redacción Arte&Ocio / diariolaverdadweb@gmail.com
María Antonieta de las Nieves, mejor conocida como La Chilindrina, por su icónico papel en la serie El Chavo del 8, que marcó una generación y aún continúa sacándole una sonrisa a sus televidentes, se mostró con una actitud abatida luego que se anunció el fallecimiento de su esposo ante los medios de comunicación

María Antonieta de las Nieves, mejor conocida como La Chilindrina, por su icónico papel en la serie El Chavo del 8, que marcó una generación y aún continúa sacándole una sonrisa a sus televidentes, se mostró con una actitud abatida luego que se anunció el fallecimiento de su esposo ante los medios de comunicación.

La Chilindrina comenzó estructurando una breve frase para indicar el rumbo que tendrían sus declaraciones: “He pasado muchos días dándole vueltas al asunto, pensando en qué podría decirles”, dijo la actriz en el clip subido a la cuenta de Instagram del matutino y que al poco tiempo recaudó más de 50 mil reproducciones.

Posteriormente, María Antonieta de las Nieves con profundo pesar mencionó lo duro que significó la muerte de su alma gemela: “Hoy mi vida ha dado un cambio total, el amor de mi vida se me fue”.

Asimismo y con un semblante de incertidumbre hacia lo que vendrá luego de este terrible acontecimiento en su vida, La Chilindrina comentó: “No sé qué más puedo hacer y no quiero decirles nada más porque tengo que pensar muy bien qué es lo que voy a hacer”.

Y para poner las cosas aún más desgarradoras de lo que pudiera significar, la querida actriz de 68 años señaló que no sabe si quiere seguir con vida: “¿Para qué voy a vivir? Si quiero seguir viviendo o ya no quiero seguir viviendo… Si me voy al extranjero o no me voy al extranjero”, concluyó.

Más noticias

Comentarios
Cargando...
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama